ALMOGAVERS

ALMOGAVERS. Funcional y con diseño Los propietarios, una pareja alemana con un hijo, nos contactaron tras adquirir esta vivienda recién reformada en Poblenou. La vivienda a pesar de estar en perfecto estado y con una reforma bien hecha, carecía de soluciones y espacios de almacenaje en general. Los propietarios no querían dotar a la vivienda con almacenaje a base de muebles prefabricados sin sentido y nos pidieron asesoría para realizar un estudio de aprovechamiento de los espacios para poder sacar el máximo rendimiento con un diseño adaptado tanto a sus necesidades como a los espacios. Se acondicionó por dentro el armario/cuarto existe para la caldera, dotándolo de una superficie de trabajo, almacenaje para las coladas y productos de limpieza y espacio para la lavadora y pequeño electrodoméstico de limpieza del hogar. Se realizó un mueble a medida de suelo a techo en la esquina opuesta de la galería, en un hueco residual, aprovechando al máximo la superficie y altura disponible. Cerrado queda camuflado como una pared más. Abierto alberga todo aquello que no sabes dónde colocar en una vivienda: cajas de herramientas, sacos de dormir, material de acampada, material de hobbies,… En la parte baja se acondicionaron cajones especialmente diseñados para ser usados como zapatero de diario. Las bisagras y guías utilizadas se escogieron para permitir una máxima apertura y las estructuras interiores fueron diseñadas para aprovechar hasta el último cm disponible. La isla de la cocina se modificó para aumentar su dimensión y mejorar su funcionalidad. Querían poder usarla para comidas diarias, para poder escribir y realizar las tareas del cole y para compartir los momentos de cocina entre ellos y con las visitas. De origen era solo una península con el fregadero y tras la intervención se convirtió en un espacio para compartir. En el dormitorio principal no había almacenaje alguno. Esta estancia disponía de un pasillo abierto en su acceso, con un rincón trapezoidal residual al final de su recorrido. Se hizo un armario a medida de suelo a techo que permitió aprovechar la esquina perdida y a la vez regularizar la geometría de la estancia. En el dormitorio infantil se diseñó un sistema de estantes con anclaje oculto a lo largo de una da las paredes. Necesitaban un lugar donde poder almacenar los libros infantiles y las colecciones de lego. Tenía que ser un lugar accesible, que quedara todo a la vista pero que no resultara abigarrado. El resultado fue el esperado y la pared pasó de ser una pared blanca anodina a una pared llena de vida y que transmite, a pesar de albergar almacenaje, ligereza. Todo el mobiliario, incluidos los interiores, se realizó en contrachapado de abedul por su resistencia, dureza y durabilidad. Se lacó en blaco por ambas caras para aportar luminosidad y se dejó el canto visto para aportar el grado de calidez y contraste de la madera.

ALMOGAVERS